Cruce de la Columna # 2 Antonio Maceo por territorio de Florencia.

Tomado de :

Colectivo de autores obra científica del municipio

Gálve Wiliam, Camilo Señor de la Vanguardia, Editorial Ciencias Sociales, 1979, Pág. 269, Archivo PCC Municipal Florencia.

Lic. Cabrera E..Sánchez Ángel, Cepero Trujillo Eddy, Morales Rodríguez Larry

Revista Identidad, 1988

Fernández Fadraga Pablo.

Después de derrotada la ofensiva de la tiranía se decidió por la comandancia del Ejército Rebelde efectuar una invasión al occidente del país. Una de estas columnas fue dirigida por el Comandante Camilo Cienfuegos, la # 2. En los días en que se esperaba esta columna en la zona, el Frente Norte de Las Villas recrudeció sus acciones con el objetivo de atraer hacia ellos la mayor cantidad posible de fuerzas enemigas para facilitar el cruce de los invasores por el territorio de Florencia.

El 26 de septiembre de 1958 arribo al los limites de la actual Provincia de Ciego de Ávila en las primeras horas de la madrugada (de 1 a 3 a.m.) dicho arribo se produjo por un pequeño puente que existía sobre el canal “Los marineros”, Camilo continuó por el norte de la Provincia y no por el sur como estaba previsto; pues por los informes que obtuvo acerca de las características del terreno analizó que por esta vía encontraría más pronto algunas elevaciones en la zona de Marroquín y Florencia y que midiendo en kilómetros las rutas trazadas hasta los límites de Las Villas el recorrido por el norte era más corto.

Parada en la finca del Cedro.

Se efectúa el 1ro de octubre de 1958, en las últimas horas (antes de la media noche), en una zona rodeada de monte. Esta parda se realiza en un punto ubicado a 2100 m al sur de la intersección del camino de Las Pozas con el camino de Ciro Redondo a Marroquín. Las alturas sobre el nivel del mar es de 105 m. la distancia existente entre ese punto y el campamento de Cangalito es de 3500 m.

El 1ro de Octubre de 1958 parte la Columna No. 2 del Cedro en horas de la noche, después de la muerte de Delfín Moreno, extremándose las medidas de seguridad durante la marcha, parecía que las tropas enemigas se habían retirado para poner emboscadas en el camino hacia Marroquín. Camilo desechó el camino y se lanzaron a campo traviesa acampando en un lugar cerca de Marroquín; allí el campesino Julián Cabrera le informó que estaban en la finca “Jagüeyes” Las Grullas a 4 Km de Marroquín, acampando en un monte donde hoy encuentra situada una escuela primaria que lleva por nombre “Seguidores de Camilo”, el mencionado campesino les brindó queso con azúcar (64). Este mismo día 5 jóvenes revolucionarios intentaron unirse a la columna siendo sorprendidos y asesinados por el ejército, en la finca Guano Cana cerca del crucero La Aurora. Sus nombres son: Evelio Marrero, Efraín Hurtado, Antonio y Humberto Castellanos y Miguel Rivera siendo este último el único del territorio de Florencia.

Campamento de Jagüeyes (Las grullas)

Se establece el 2 octubre de 1958, desde el amanecer (5:45-6:07am) hasta las 8:00 p.m. Este campamento se encuentra ubicado a 600 m al oeste del batey Las Grullas, en una zona de monte (actualmente despoblado de árboles). La altura sobre el nivel del mar es de 155m. Esta distante 7500 m de la parada que se efectúo en la finca El Cedro. La Columna Invasora prosigue como bien se dice en horas de la noche y hace un gran recorrido para evitar posibles emboscadas, pasando al norte del crucero La Aurora hasta acamparse en la finca Santa María del barrio de Majagua y el día 3 en horas de la noche la columna se dirige a la loma de La Americana, hasta este lugar le sirvió de guía Ramón Duque, mártir de la lucha contra bandidos y Jesús (Chano) López, traidor, los vecinos del lugar cooperaron con la columna fundamentalmente con alimentos.

Parada en las cercanías del batey La Aurora.

El día 2 de noviembre de 1958 se efectúa desde las 11pm hasta las 4:00 a.m. del día 3 de octubre la parada en el Batey La Aurora. Esta parada se llevó a cabo en un punto ubicado a 750m al noroeste del crucero la aurora a 170m sobre el nivel del mar y a 9500 m del campamento Jagüeyes. Llovió durante se hacía esta parada.

Campamento en finca Santa María

El 3 de octubre de 1958, desde antes del amanecer hasta ya caída la noche se establece este campamento en la finca La Aurora en un pequeño monte. (Hay que señalar que este campamento no pertenece a la actual provincia de Ciego de Ávila, sino a Sancti Spíritus). Este punto se encuentra ubicado a 3000 m al este del batey de Jobo 5 y a 3000 m al noroeste del crucero la aurora. Llovió durante la permanencia en este campamento.

Parada en bodega luego del campamento de Santa María

Esta parada se efectúa desde antes de la media noche del 3 de octubre de 1958, hasta pasar la 1:00 de la mañana del 4 de octubre. La ubicación que daremos de esta parada se aproxima ya que no se pudo precisar lugar exacto donde estaba la mencionada bodega. La misma se encontraba a 1700 m al norte del terraplén de san Felipe a Marroquín y a 2500 m al suroeste del campamento de la americana. (Esta parada también está ubicada dentro de los límites de la actual provincia de Sancti Spiritus).

Campamento en la Loma de la Americana

Se establece el 4 de octubre de 1958, desde poco antes del amanecer hasta el anochecer (6:01- 6:24 p.m.) en la Loma de La Americana. Este punto se encuentra ubicado a 3500 m al noreste del poblado de Marroquín y a 3800 m del poblado de Guadalupe al sureste. Este campamento se levantó en un monte tupido en la cima de la loma a una distancia de 9500 m del poblado de Florencia, al noroeste. La altura es de 200 m sobre el nivel del mar. Este campamento se encuentra a 8000 m en Finca Santa María.

Cruce del camino de Guadalupe a Tamarindo

El 4 de octubre de 1958 en horas de la noche se efectúa el cruce del camino de Guadalupe hacia Tamarindo por un punto ubicado a 1200 m ubicado al norte de Guadalupe. Este punto era un potrero distante a 400 metros del campamento establecido anteriormente en la loma de la Americana y marchando rumbo a Florencia y siendo enviado por la dirección del Movimiento 26 de Julio de Florencia a Teófilo Rivero, quien se hizo cargo de la columna hasta la loma de Los Indios; ya que de La Americana hasta la línea del ferrocarril conduciría la tropa como guía Chano y Paquito Martínez, pero por no ser estos conocedores del camino la Dirección del Movimiento tomó esa decisión.

Cruce de la línea de ferrocarril norte de Cuba

Este cruce del Ferrocarril se efectúa el 5 de octubre de 1958 en las primeras horas de la madrugada, a través de potreros y específicamente por una alcantarilla que aún existe. Este punto del cruce está ubicado a 200 m al oeste del poblado de Florencia y a una distancia de 8200 m del punto donde cruza el camino de Guadalupe a Tamarindo. La caminata de esa noche se realizó sin saber a ciencia cierta a donde iban, al estar cerca de Florencia y al cruzar el ferrocarril se dieron cuenta que estaban pasando a unos 100 Mts de una de las Fábricas de puré de tomate del poblado (la fábrica nueva) los guardias estaban cerca y los vecinos que los vieron guardaron el secreto. El enemigo seguía esperando en Marroquín pensando que pasarían por allí.

Campamento en Hoyo de los Indios

El campamento en El Hoyo de los Indios se establece el 5 de octubre de 1958, desde el amanecer (5:46-6:08 a.m.) hasta horas del mediodía (12:00 a 4:00 p.m.). Este campamento está situado en un punto que está a 5300 m del lugar en que cruzan la línea férrea del ferrocarril norte de cuba, a 4000 m al noreste de Florencia, a 4000 m al suroeste de mabuya y a 2000 m al este del río Jatibonico, el cual constituye el límite de nuestra provincia en Sancti Spiritus. Esta zona se caracteriza por el diente de perro y ser de difícil acceso. La distancia de este campamento con respecto al de la americana es de 17500 m. este día fue lluvioso y frío.

Cuando la columna llegó a Hoyo de los Indios, (escenario donde por mucho tiempo después todos los años concurrían cientos de estudiantes de la enseñanza media a graduarse en histórica caminata rememorando esta inmortal hazaña), el práctico escogió un lugar que tenía gran protección contra cualquier ataque por tierra o por aire, para subir había que hacerlo con mucho cuidado. Al amanecer Camilo se percató del acceso difícil al lugar, lo que sería difícil también para evacuar por lo que ordenó buscar otro sitio para acampar, Camilo al bajar observó que el terreno ofrecía seguridad por lo que ordenó acampar en el punto en que estaban, permaneciendo allí los días 5 y 6 de octubre.

Campamento en Boquerones.

El campamento en Boquerones se establece por orden del Comandante Camilo que se había percatado que en el sitio de Hoyo de los Indios no estaban bien ubicados y ordena buscar un sitio mas seguro y de mejores condiciones por lo que se establece en dicho lugar desde horas del mediodía (12:00 y 4:00 p.m.): del 5 de octubre de 1958 hasta poco después de las 10 p.m. del 6 de octubre, en un punto a 3500 m al noroeste de Florencia, a 3500 m al suroeste de mabuya y a 2500 m al este del río Jatibonico. La zona se caracteriza por la presencia de muchos árboles (Montes). Este punto dista del campamento de Hoyos de los Indios a 500 m. Poco después de las 10:00 de la noche emprendieron la marcha, la corriente del río era muy fuerte pues llovía mucho a consecuencias de un ciclón por lo que tuvieron que amarrar una soga de una palma a un Guamá para poder cruzar. Es digno de resaltar que durante el tiempo que permaneció la columna en este lugar los campesinos brindaron las mejores atenciones dando todo lo que estaba a su alcance, demostrando así cariño y simpatía por la causa revolucionaria. Asimismo Eladio Fermín (Teófilo Rivero) regresó a su tienda y envió mercancías a Camilo con Anselmo Rodríguez, además Juan (Monono) Rivera bajó a Florencia y compró mercancías, el Movimiento 26 de Julio envió medicamento ropas y comidas. Camilo y algunos de sus compañeros permanecieron todo el tiempo en la casa (Monono).

 

Coronel Manuel de Jesús [Chicho] Valdés Urra

 

Manuel de Jesús Valdés Urra (Chicho). Coronel del Ejército Libertador cubano. Jefe de la 5ta Brigada 1ra División de Camagüey, bajo las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte.

Hombre de cultura y popular figura del Ejército Mambí. Orador espontáneo y talentoso, abolicionista tenaz, pronuncia un solo discurso durante los debates de la Asamblea de Guáimaro, en el cual, al criticar duramente las prolongadas intervenciones que allí se sucedían sentencia: “Caballeros, peleen y no hablen tanto”. Fue uno de los que ayudó a la quema del poblado de Guáimaro para que no lo tomaran los españoles. Durante la guerra alcanzó el grado de Coronel del Ejército Mambí.

Hasta el día de su muerte se encarga de demostrar su valor en el combate.

Nació en Puerto Príncipe, Camagüey, el 25 de diciembre de 1829.

Participación en la lucha

Su actividad revolucionaria se remonta al alzamiento dirigido por Joaquín de Agüero en 1851, donde participó junto a su hermano Juan Francisco. Obligado por las circunstancia del hecho tuvo que emigrar a Nueva York donde continuó su lucha activa desde la Junta Revolucionaria Cubana. Regresó a la isla como delegado de Camagüey en dicha Junta, mas el verdadero propósito era encausar el levantamiento en armas que se proyectaba.

El 26 de noviembre se reunió junto a otros jefes de Camagüey en el Paradero de las Minas para pronunciarse contra el Programa de Cádiz, plan que por medio de Napoleón Arango había preparado el General Español Conde.

Constituido el Comité Revolucionario, estuvo operando en las regiones de Morón y Ciego de Ávila. Fue uno de los organizadores de la reunión de Minas el 26 de noviembre de 1868 al mando de su tropa integrada por más de 700 hombres.

Durante 1868 participó junto a su tropa en múltiples acontecimientos de lucha, Se alzó en la primera quincena de octubre de 1868, en la finca El Rosario, en Camagüey, para secundar el alzamiento de los orientales. Allí congregó a los hombres que estaban comprometidos con el pronunciamiento, los organizó y marchó hacia Najasa al frente de uno de los destacamentos organizados, obteniendo victoria pero también reveses, tal es el caso del fallido plan de invasión a Occidente.

A finales de diciembre del 68, marchó a Bayamo y convocó una junta reservada para los principales coroneles de la región, incluido Pedro de Céspedes, hermano de Carlos Manuel, con el objetivo de presentar su proyecto de dar a conocer al pueblo bayamés (ya libre), su interés por conquistar los objetivos de la lucha de forma inmediata.

Como objetivo principal abogaba por la abolición inmediata de la esclavitud, lo cual manifiesto y aprobó junto al pueblo de Bayamo al día siguiente en la Plaza, dejando claro además la inclusión de los esclavos en la lucha, siempre y cuando tuvieran condiciones, el resto de estos debía quedar bajo el cuidado total de sus dueños.

Lo antes expuesto deja claramente ver el carácter abolicionista, de Manuel de Jesús. Por otro lado resulta significativo el carácter antirregionalista del mismo, al ser capaz, siendo camagüeyano, de llevar hasta Oriente el primer decreto abolicionista de la época.

El 23 de febrero de 1869 atacó la columna del Brigadier Juan Lesca, en un lugar de Sierra de Cubitas, posteriormente conocido como Paso de Lesca, resultando una acción victoriosa donde se destaca por su combatividad, arrojo y valentía.

Nombramiento

En abril de 1869 fue nombrado Jefe de la 5ta Brigada de la 1ra División de Camagüey, bajo las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte, quien le ratificó el grado de Coronel.

Se destacó en el combate de Ceja de Altagracia el 3 de mayo de 1869.

El 19 de junio de 1869 libró el combate de Sabanilla.

Muerte

Murió de cólera, en San José de Guaicanamar, en Camagüey, el 6 de enero de 1870.

La música en Florencia.

La música ha sido la manifestación artística que mayor masividad ha tenido en nuestro territorio, sobre todo la música guajira. Muchos han sido los grupos parranderos y los conjuntos campesinos que han amenizado las noches camperas y otras celebraciones desde aquellos tiempos en que todavía la radio no había hecho presencia, hasta nuestros días.

Y no es extraño que así haya ocurrido, pues este territorio es eminentemente campesino y poseedor de notables influencias hispánicas, fundamentalmente canarias.

Pero no necesariamente los inmigrantes o sus descendientes los que cultivaran este tipo de música.

Las parrandas campesinas son una clase de fiestas improvisadas en las cuales sus protagonistas se convierten en verdaderos artistas que derrochan espontaneidad, gracia y entusiasmo y que crean un ambiente de bienestar y gozo espiritual de gran profundidad y escasos recursos materiales pero con una gran dosis de imaginación. “Ninguna otra actividad festiva ha arraigado tan profundamente en nuestra zona como las parrandas81”.

En los años anteriores al Triunfo de la Revolución en nuestro país existía un escaso desarrollo social en general y en modo más acentuado en las zonas rurales, por lo que era habitual que los campesinos se reunieran por las noches en busca del esparcimiento que necesitaban después de una larga jornada de trabajo.

Solo precisaban de la ocurrencia de varios parranderos para que inmediatamente se iniciaba el toqueteo de un taburete, el rasgueado de un machete o el simple palmoteo de las manos para acompañar las controversias o a los distintos tipos de puntos que se emplean para cantar las décimas, improvisadas o aprendidas de memorias, que la tradición oral les legado de sus antecesores.

En aquellas canturías, al igual que las que se realizan en la actualidad, sobresalía la variedad de cantos y tonadas utilizadas. Las de Occidente, las Villaclareñas y las Camagüeyanas se unieron aquí para dar lugar, según algunos entendidos, al punto Florenciano.

El punto libre o vueltabajero con su ritmo suelto, respondiendo siempre a la cadencia del texto que se emplea, alternaba indistintamente con el punto fijo de Camagüey y en el que el cantor hace uso de una métrica regular y constante, donde a veces incorpora una frase breve o estribillo al inicio de cada sección, convirtiéndose entonces en punto cruzado. Con el punto espirituano, cantado a dos voces sin margen a la improvisación, recurriendo a las décimas escritas con antelación y en menor grado con la seguidilla, donde se cantan varias décimas seguidas sin interrupción.

También la forma matancera es muy utilizada donde la voz canta en estilo libre y cuando va terminando el periodo musical lo va adaptando a metro fijo, en tres por cuatro, para iniciar el estribillo que puede ser a dos voces.

Pero no todas las parrandas eran improvisadas, al igual que vemos ahora, existían agrupaciones que se organizaban, que poseían los implementos necesarios y que programaban sus guateques en fechas señaladas o que eran invitados para celebrar un cumpleaños, un aniversario de bodas u otra alegre celebración.

Parranderos como los de EL Hoyo de los Indios no poseían instrumentos y entonces o los pedían prestados o os fabricaban ellos mismos de forma rústica, pero con mucha originalidad (Ver las Parrandas del Hoyo de los Indios en Fiestas populares y tradicionales)

Además de los grupos parranderos proliferaron también conjuntos musicales de otros formatos (Tríos, cuartetos, quintetos, sextetos, etc.) que se ocupaban de amenizar los bailes de la época que les correspondían.

Tenemos referencia de un trío a finales del siglo pasado y principios del actual, fue del deleite de los bailadores de Abras Grandes en aquellos tiempos, el mismo es considerado como la primera agrupación musical de esa localidad. Estaba integrado por los hermanos Venancio, Preciliano y Manuel Agustín Martínez, quienes tocaba acordeón, pailas y güiro respectivamente.

Los bailes del campo eran generalmente organizados por una persona o una familia interesada en celebrar una fecha especial que podía ser religiosa de onomásticos o histórica.

Los anfitriones anunciaban las fiestas con antelación y para ellas debían garantizar las bebidas y algunos aperitivos, los que generalmente conseguían con los dueños de las tiendas quienes se los vendían a precios razonables para ambas partes.

Se cobraba una pensión o derecho a bailar para pagarles a los músicos y cubrir otros gastos, para ello el dueño del baile nombraba a una persona de su confianza, el alfiler quién tenía el deber de inmediatamente que comenzara la música, ir de pareja en pareja para exigirles el dinero que caballerosamente debía pagar el hombre. Después le tomaba el nombre al donante como prueba de que había pagado su derecho a la fiesta.

Otra forma muy original que existía para identificar a los que ya habían abonado el dinero era enganchándole con un alfiler un pequeño lazo de tela u otra señal a manera de monograma, en una parte visible de la camisa. Este procedimiento era conocido como “poner el alfiler”. A la persona que cobraba pusiera o no el lazo era denominado alfiler.

Más adelante en Tamarindo y Florencia se crean centros recreativos (los liceos y otras sociedades de baile). Estas sociedades ofrecían fiestas en sus propios locales, solo en ocasiones las extendían a las calles eran fiestas elitistas y discriminatorias y para amenizarlas casi siempre contrataban orquestas de renombre en otras ciudades de Cuba.

Un importante trabajo organizado en tamarindo a partir de los años de 1927 y 1930 los septetos Tamarindero y Obrero de esa localidad. El primero (Ocasionalmente septeto) Estuvo integrado por Arístides Guevara, maracas; Pepe Pino, Cantante, Marcelino Hernández, trecero; Sabino Hernández, Trecero; Alberto Rodríguez, Bongoes; Julio Hernández, Marimbola y Melchor Oria, Claves.

El segundo lo componían Ladislao Rodríguez, trecero; Héctor Domínguez, trecero; Ramón Castro, bongoes; Esteban Castro, marimbola; Inocencio Pérez, Maracas y Guillermo Guevara, claves.

Igualmente en Florencia había existido un sexteto que desarrollo una importante labor musical en su época, años 20 y principios de los 30, entre otros los formaba Juan Martín, trompeta; Félix Gámez, flauta y saxofón, Lorenzo Pérez; marimbola.

Después del triunfo de la revolución la mayoría de las Fiestas Populares, Carnavales y Otras conmemoraciones contaron con la participación de agrupaciones que con gran facilidad podían contratarse. Orquestas como Maravillas de Floridas, La Ritmo Oriental, Irakere, Son Catorce, La Aliamén, etc. Se presentaron indistintamente aquí y otras agrupaciones y solistas como los 5U4, Beatriz Márquez, Néstor del Castillo, Tito Gómez, etc. También expusieron su talento junto a otras personalidades que en Brigadas artísticas venían a realizar Noches de Gala y otras actividades.

No es hasta 1975, en que surge el grupo Boquerón, que comienza una nueva etapa en la historia de la música de este municipio. Fue la primera agrupación electrónica que se formo aquí .Inicio sus actuaciones con el formato de combo .Sus miembros, en principio, fueron estudiantes de la secundaria básica de Florencia y otros jóvenes con afición a la música.

Sus fundadores fueron: Sergio Quesada (Perico), Víctor Quesada (Bejuco), Albis López, José Ricardo Arzola, Josué Abrahante, Paul Martínez, Guillermo Castillo, José Antonio Pérez y Pantaleón García.

Entre sus múltiples participaciones en concursos y festivales resalta su actuación en julio de 1984 en la competencia provincial del programa televisivo Todo el Mundo Canta, en el Teatro Principal de Ciego de Ávila en su condición de agrupación musical, donde ganaron el certamen. En esa competencia también resulto ganador José Antonio Pérez en la categoría de solista.

Durante sus más de veinte años de existencia ha incorporado nuevos ritmos y estilos con la inserción de diversos instrumentos y nuevas figuras. Su repertorio siempre ha sido básicamente de música popular con predominio de las baladas y los sones.

De los fundadores solo se han mantenido en el grupo los hermanos Sergio y Víctor Quesada, quienes hacen honor a la tradición musical que existe en su familia y el cantante insigne Paul Martínez.

Posteriormente, con la creación del Sectorial de Cultura y de las Casas de Cultura, se forman nuevas agrupaciones: Los Dalys, en Florencia de gran popularidad en su tiempo, también integrada por jóvenes estudiantes; Los Fénix en Tamarindo; Onda Juvenil, en el Aguacate; Oasis, En Marroquí y Unión Juvenil en Florencia. Todos con formatos y repertorios muy parecidos: Música popular con predominio de las baladas, los sones y los merengues.

Con mayor o menor aceptación, todos fueron del gusto popular y sirvieron para animar infinidad de actividades para las cuales se comenzó a prescindir de las agrupaciones foráneas.

De todos estos grupos solo los Fenix, bajo la dirección de Julio Cesar Gutiérrez, quien ha desarrollado una importante labor de promoción musical, y Unión Juvenil continúa actuando.

Ciertamente, la forma de hacer de estos grupos ha sido la que ha caracterizado en las últimas décadas la música en nuestro territorio, sin embargo no por ellos los grupos parranderos han dejado de existir. Al contrario, también las casas de cultura del municipio se han ocupado de estos colectivos. Sin contar con los grupos ocasionales o efímeros que funcionan en determinados momentos, existen dos en Tamarindo y uno en Florencia.

Entre las múltiples voces que cantan en Tamarindo la de la Parrandera Gladys Hurtado es reconocida como una de las mejores, capaz de utilizar varios tipos de puntos, con muy buen ritmo y una maravillosa entonación.

El de Florencia, Ecos de Florencia, que dirige Diosdado Sánchez está integrado por trece músicos: una guitarra, un tres primo, un tres acompañante, un bongó, un contrabajo, güiro y claves y siete cantores que entonan indistintamente los diferentes tipos de tonadas campesinas de Cuba. En este grupo sobresale la voz de Inelda Pérez, una excelente cantante que le da vida y belleza a las parrandas florencianas.

Grandes elogios y reconocimientos merece Joaquín Companioni, el parrandero mayor, el hombre que no escatimaba oportunidades para sacar de su jolongo el tres, el güiro y las claves, repartirlos y armar la parranda en cualquier sitio.

Muy significativo para la música de este municipio fue el desempeño del grupo infantil Los criollitos. Integrado por ocho pioneros, se dedico a cultivar la música campesina y en sus casi 10 años de existencia, a partir de 1983, obtuvo diversos premios en festivales provinciales y nacionales y realizaron presentaciones en programas de la Televisión Nacional.

Gran importancia ha tenido también la realización del concurso municipal El creador Musical, que anualmente organiza la casa de cultura Lucas Buchillón, a excepción de estos últimos años, con el propósito de incentivar el interés por la música .Para ello se hace una convocatoria donde se pide la participación de quienes lo deseen con canciones inéditas, las que según su calidad, serán defendidas por cantantes de la localidad .Un jurado creado al efecto se encarga de entregar los premios.

Queremos hacer mención a dos músicos nacidos e iniciados en nuestro territorio que se han desempeñado como integrantes del conjunto Parranda Guajira de Ciego de Ávila, donde durante varios lustros han mantenidos una destacada labor prestigiando con ello nuestra profunda tradición de música campesina .Ellos son Elpidio (Pillo) Pérez y José Manuel Valdivia.

Por último destacamos la labor de varios creadores que motivados por las convocatorias del concurso de música infantil Cantándole al Sol han puesto su talento, con muy buenos aciertos, en función de satisfacer los gustos musicales de los pequeños .Entre ellos merecen especial reconocimiento los compositores Lérida Concepción Ulloa y Javier Concepción Lorenzo quienes han obtenido premios y reconocimientos importantes.

Recomendamos ver en el anexo #2 los textos de las canciones A Florencia, una compuesta por el cantor Carlos Puebla durante una visita que realizara a esta localidad y la otra, un remedo, con pequeños cambios, que hiciera el aficionado Delso Herrera a unas décimas del poeta Tamarindero Vicente Rodríguez dedicadas a este municipio, las cuales musicalizo.

Ambas canciones son de hecho un símbolo representativo de la música en Florencia.

Dionisio Martínez, un músico de Florencia

Nació el 3 de febrero de 1924 en Abras Grandes, territorio donde abundan los aficionados a la música guajira, siempre manifestó un gran interés por la guitarra y el canto.

Con veinte años de edad se asocio al grupo de Plutarco Leiva, de su localidad, donde primeramente solo se desempeñaba como auxiliar del conjunto y observador .Esto le permitió adquirir algunos conocimientos técnicos y le dio la posibilidad de incursionar alguna vez como músico .Mas adelante pudo tocar oficialmente las claves y cantar.

Posteriormente estuvo en un grupo efímero que le decían Manga Mocha. Sus integrantes fueron además, Pedro Carreo, Rogelio Leiva, Germán Cervantes y Teodoro (Lolo) Martínez,”quien tenía muy pocas aptitudes para la música, pero era el dueño de los instrumentos.”

Al desintegrarse este conjunto pasó nuevamente al grupo de Plutarco Leiva (Septeto Lowrey) donde se desempeño como trecero y cantante, esta vez ya como miembro oficial del conjunto.

Con esta agrupación animó múltiples fiestas .En estos bailes, el dueño de la casa que era quien “contrataba” al grupo, tenía que pagar una cantidad de dinero, previamente acordado a los músicos.

Esta forma de cobro estimulaba la creación en ellos, quienes trataban de mejorar el repertorio para así ganar mayor cantidad de “contratos” en medio de una competencia que se establecía entre los diferentes conjuntos existentes.

El Septeto Lowrey fue uno de los más populares de su época en todo nuestro territorio y es recordado como uno de los que mayor calidad alcanzara.

Junto A Dionisio integraban el septeto: Plutarco (Talco) Leiva, guitarra y director; Alfonso (Mocho) Cervantes, tres; Celín Cervantes, tambor; Néstor (Nino) Martínez, maracas y cantante; Benigno (Nin) Ojeda, bongoes y Pedro (Perucho) Agramonte, marimbula.

Algunos informantes consultados destacan la potente voz de Nino Martínez quien lograba alzar sus cantos por encima de la música y de los ruidos propios de una fiesta para ser escuchados por todos a lo largo y ancho de la Casa Grande, salón de baile que primeramente había sido un almacén de tabaco .También se refieren con admiración a la impresionante habilidad y la gran fuerza con que Nin Ojeda tocaba los bongoes.

Este grupo hacia, fundamentalmente, sones tradicionales y montunos, guarachas y boleros, sobre todo los que estuvieran de moda. Y también podía incursionar en la parranda.

Al triunfar la Revolución la mayoría de los integrantes de ese septeto adquieren nuevas obligaciones que en cierta medida, les ocupaba, el tiempo que antes dedicaban a la música.

También con la instauración de algunas medidas como la prohibición del cobro de pensiones a las fiestas y de las ventas en ellas de combustibles y bebidas, que le proporcionaba al anfitrión dinero suficiente para pagar a los músicos, comenzaron a escasear los “patrocinadores “de bailes.

Por su parte los músicos, que tenían una familia que atender, al desaparecer la recompensa monetaria, perdieron parte del interés que los motivaba a dedicarse a esta afición.

Esos factores influyeron en Dionisio Martínez para que tomara la determinación de salir hacia otros puntos de mayores posibilidades para mostrar sus aptitudes. Las ciudades de Ciego de Ávila y Morón fueron las plazas donde fundamentalmente el desarrollo su arte .Allí participaba en múltiples actividades formando tríos o dúos ocasionales, sobre todo, durante las celebraciones de los carnavales en estas localidades.

En una conversación que tuvimos con él, poco antes de su muerte, nos relató que una de sus mayores satisfacciones la experimento durante los llamados “carnavales de Félix Torres”, en Morón, donde formando un dúo hizo múltiples presentaciones exitosas que le permitieron darse a conocer en esa ciudad.

El 21 de noviembre de 1969, Eduvino Cervantes, quien era el director del conjunto campesino Ecos de la Trocha, lo mando a buscar para que formara parte de su grupo .Allí fue cantante y guitarrista .En ese conjunto estuvo tocando hasta su jubilación en agosto de 1985.

Durante todo ese tiempo participo asiduamente en la grabación del programa Meridiano Campesino de Radio Morón.

Participo en varios festivales de música como aficionado y después como profesional .Con el grupo Ecos de la Trocha realizó giras nacionales que lo llevaron en varias oportunidades a programas de la Televisión Nacional entre ellos a Palmas y Cañas .Y a una peña campesina que funcionaba en la ciudad de Colon donde alternaban con un grupo de aquel lugar.

En el momento de nuestra visita disfrutaba de la jubilación en su natal Abras Grandes con la satisfacción “de haber logrado en la vida artística mucho más de lo que había soñado en su infancia”. El 27 de octubre de 1996 muere a consecuencia de un infarto cardiaco.

Bibliografía:
Monografía de la localidad de Florencia.

Arsenio Gutiérrez un pintor de Tamarindo

Nacido en 1924 desde niño mostró afición por el dibujo, a los ocho años realizó un trabajo donde enseño sus capacidades naturales para desarrollar la pintura, pero su verdadera vocación por esta arte se inicio a los dieciochos años.

En su obra, fundamentalmente, refleja motivos que toma del entorno natural: la flora, los ríos y el cielo. Los paisajes son quienes centran su atención a la hora de crear ,y al presentarlos, lo hace de un modo muy especial ,donde las pinceladas sueltas ,el uso de colores fríos ,la luz, la armonía y la correcta utilización de la perspectiva le infunden un sello particular; así lo vemos en su cuadro Valle de Viñales.

Es un autodidacto que pinta “porque es una necesidad espiritual que me ayuda a vivir”. No obstante, en sus paisajes se revelan técnicas artísticas y ciertos conocimientos del oficio.

Además de paisajes, ha hecho figuras humanas, sobre todo de personalidades de nuestra historia como José Martí, Camilo Cienfuegos y Fidel Castro.

En algunos de sus cuadros vemos indios, nativos de nuestra tierra, elaborando sus comidas típicas y haciendo otras labores domesticas o agrícolas, en ellos no hay una delineación que nos permita definir los rasgos de esos hombres. Solo apreciamos lo esencial, el resto queda para nuestra imaginación .En todos ellos siempre está presente una constante: las lomas, la vegetación y los ríos.

En el año 1969 se incorporo al Movimiento de Artistas Aficionados, a partir de ese momento pinta con mayor vehemencia y más a menudo.

Durante cuatro años trabajó como instructor de artes plásticas en nuestro municipio.

Tres de sus cuadros están en Alemania donde ganó un concurso, otros lo podemos encontrar en hogares, en centros de trabajo y recreativos de Tamarindo donde decenas de personas le han encargado el decorado y la ambientación de sus viviendas y de los locales donde pasan la mayor parte del día.

En la obra de este pintor popular falta la técnica depurada y los conocimientos académicos que necesita para llegar a niveles superiores, pero le sobra la poesía del hombre, que inmerso en la naturaleza que lo rodea, sabe cultivarla.

Monografía del municipio Florencia

 

Zoraida Esther Montiel Alfonso, una pintora popular.

Es considerada uno de los valores más importantes de la cultura local. Ella ha trascendido los límites de nuestro municipio y ha superado muchas dificultades para imponer un sello especial de sensibilidad artística en el mundo de los colores en esta tierra, donde se hace tan difícil crear paisajes que resulten tan atrayentes como el que la naturaleza le regaló.

Nació en Punta Alegre el 14 de diciembre de 1926, allí pasó los primeros años de su vida, lo que le permitió asimilar los encantos propios del panorama marino que luego reflejaría en su obra.

Siendo aún una niña se trasladó con su familia para Florencia cambiando así el azul de su mar por el verde de las lomas.

En el año 1940 matriculó en la Escuela Normal para maestros en la ciudad de Santa Clara donde permaneció hasta que se graduó en el año 1943.

De nuevo en Florencia, comienza a dar clases en una escuela de esta localidad donde ella misma creaba muchos de los medios de la base material de estudios que en aquella época escaseaban.

En 1961 se inauguró el Centro Escolar Fructuoso Rodríguez, allí trabajó durante muchos años .En 1971 fue nombrada directora del mismo.

Cuando en aquellos primeros años, obligada por la escasez, tuvo que confeccionar mapas, láminas y todo cuanto fuera necesario para darle mayor lucidez a sus clases, descubrió que había en ella una cierta inclinación hacia la pintura .A partir de entonces comienza a realizar cuadros.

Después de jubilada se enamora más profundamente de la pintura y le dedica mayores atenciones.

De esos inicios son algunos cuadros en los que utiliza elementos de la naturaleza combinados con la pintura con una fina imaginación creadora, allí coloca cortezas de árboles, hojas secas y guajacas que nos hacen recordar la llamada “pintura matérica”, que junto a otras corrientes abstractas, se desarrollo a partir de las renovaciones ocurridas después de la segunda guerra mundial.

En 1981 se produce el primer contacto de Zoraida con algunos especialistas del Ministerio de Cultura. Es visitada por técnicos y por artistas que la orientan y le ayudan a encauzar sus ideas artísticas.

Todo este apoyo la estimulo e hizo que su entusiasmo por la pintura creciera .Le afloraran a su memoria aquellos primeros años de vida en el pueblo costero donde disfrutó de los dulces sueños de la infancia, barcos dormitando en las orillas, golondrinas que vuelan a ras del agua, manglares que parecen guardar ostiones en sus raíces y otros elementos del entorno marino son fielmente reflejados en sus cuadros.

El 14 de diciembre de 1981, coincidiendo con su cumpleaños 55, se inaugura la Casa de Cultura Municipal, ocasión que fue aprovechada para realizar una exposición con sus cuadros: su primera exposición personal.

Con esos antecedentes inició una nueva etapa en su vida, la promotora cultural .Comenzó a prestar ayuda técnica a muchos niños y jóvenes que mostraban interés por la pintura.

En el año 1985 uno de sus cuadros le fue obsequiado al Ministro de Cultura Armando Hart, quien realizaba una visita a la provincia avileña. Se dice que cuando el ministro detalló la obra exclamó: es la reina del color.

Participó en todos los encuentros de paisajistas que se celebraron en nuestro municipio.

En el año 1986, en saludo al 30 aniversario del desembarco del Gamma se realizó una exposición de sus cuadros en la galería de arte que antes existía en la Casa de Cultura Municipal, donde las obras Ocaso, Flores y frutos, Paisaje #1, Paisaje #2 y Cascada; ocuparon la mayor atención del público que la visitó.

Otros cuadros que han despertado el interés en los admiradores de esta pintora y en muchos de los estudiantes a los que ella les daba clases de Apreciación de las Artes Plásticas han sido: Árbol solitarios, La novia de Cuba y Paisaje con gruta.

Muchos son los hogares florencianos que adornan sus salas con cuadros de esta mujer que con las limitaciones propias de quien no cuenta con más armas para pintar que las que les propiciaban la inspiración y el gusto por lo que hace en Florencia sí es la reina de los colores

Bibliografía:

Monografía de la localidad de Florencia.

Arquitectura y urbanidad del municipio Florencia.

“Los edificios de un pueblo son el mejor camino para conocer su espíritu, civilización y condiciones de vida. Las cavernas de los hombres primitivos, los palacios de los reyes, los monasterios de los monjes, los castillos de los señores feudales y los rascacielos de los hombres de hoy, nos cuentan claramente la historia de la humanidad.

En su primer intento de edificar, el hombre pensó únicamente en procurarse albergue; pero a medida que iba civilizándose, desarrolló del sentimiento de la belleza, que se manifestó en un perfeccionamiento del arte de construir y en el empleo de la decoración.

Una choza puede ser una obra de arte cuando sus propiedades materiales y esmerada construcción se hace grata a los ojos .Esta conjugación de la utilidad con la belleza en la construcción es lo que le llaman Arquitectura, una de las Bellas Artes84”.

Luego de haber realizado una investigación preliminar en torno al desarrollo urbanístico del poblado de Florencia podemos a arribar a algunas consideraciones que nos permiten dar una valoración elemental sobre este tema.

En un principio Florencia trató de nuclearse alrededor de la estación ferroviaria (más bien hacia la parte sur) el punto más importante y estratégico de la época.

Las primeras construcciones, generalmente fueron realizadas por el sistema madera-teja. Las fachadas eran hechas de tabloncillos y en los techos se utilizaban las tejas francesas o inglesas.

De aquella época además de la estación del ferrocarril, la casa de la calle Mario Hernández #20 esquina a Méndez Peñate (Primeramente un café y después funeraria y posteriormente  casa del educador, hoy en día dulcería, conservaba con bastante exactitud esas características. La casa presentaba además un portal redondo con horcones de madera. Las edificaciones eran insertadas en un tejido compacto a lo largo de las actuales calle Martí y Mario Hernández, principalmente. Casas proyectadas sobre la calle con los portales dispuestos a la circulación peatonal del insipiente pueblo, venían a propiciar los primeros rasgos de una tipología urbana.

La actual calle Martí fue centro de los principales comercios de la época. Ellos imprimían las mayores características de urbanidad, unido a las adyacentes calles que comenzaron a darle forma de pueblo al pujante caserío.

De esos años – finales de la década de 1920, principios de 1930 – son algunas construcciones de mampostería y tejas que aportaron los rasgos más sobresalientes de la arquitectura en la época en este pueblo. Nos referimos a esas edificaciones que incluyeron algunos elementos que entonces eran bastantes utilizados por la burguesía en las grandes ciudades y que tuvieron incidencia a lo largo de toda la nación.

Imitaciones de las columnas griegas, con estrías o lizas, dispuestas de bazas o capiteles (Jónicos, dóricos y corintios), son ejemplos de esos aspectos que se trajeron a Florencia. También se realizaron frisos adornados con variados temas. Ejemplos: Actual Casa de Cultura Lucas Buchillón, la casa de Manuel Marcel, (Actual Hospital).

Casas con petriles en el techo, más bien con fines decorativos, estuvieron presentes en los comienzos, ejemplos: La Casa de Manuel Marcel y en la Casa de la Calle Mario Hernández #18.

Estos escasos elementos fueron utilizados fundamentalmente en las propiedades de los “Pudientes” quienes veían en ellos una forma de destacar sus poderes económicos sobre los demás pobladores, además era lo que estaba de moda.

De aquella época también nos quedan las típicas tiendas con portales redondos situados en las esquinas en las que solían consumir su tiempo libro los jugadores de dominó, cuestión esta que se ha señalado como a un elemento indiscutible de cubanía. Ejemplos: Martí esquina a Mario Hernández, Martí esquina a General Castillo, Agramonte esquina a Méndez Peñate.

Cómo señalábamos al inicio de la Monografía, el 5 de septiembre de 1927 se acordó declarar zona urbanizada al pueblo de Florencia. A partir de esa fecha continuó incrementándose el número de viviendas y de otros inmuebles que si bien no aportaban equilibrio en la estructura arquitectónica si lograban una congruencia que favorecía a la conformación del pueblo. En esa etapa se construyeron los templos de las Iglesias Católicas y Episcopal y el paseo Martí.

Según testigos de la época, Florencia tenía la imagen, para algunos aún la conservan, de un clásico pueblo del oeste donde era peculiar ver cabalgar a los monteros por las polvorientas calles, quienes amarraban sus bestias a los horcones de los portales, para adentrarse a cualquiera de los muchos establecimientos que existían, algunos de ellos con puerta de golpe, a tomar ron o cerveza, mientras otros pobladores corrían a la estación de ferrocarril a saludar los tantos trenes que pasaban por aquí.

Coincidiendo con el Triunfo de la Revolución se produjo un desplazamiento urbanístico que fue caracterizado por el desligamiento de las casas, las cuales se volvían cada vez más independientes.

En los finales de 1970 y en la década de 1980 en nuestro país se llegó a una relativa prosperidad económica, lo que dio facilidades, entre otras cosas, para la construcción de viviendas, ya fueran e casas solas o edificios multifamiliares.

Los florencianos supieron aprovechar bien este período que pudiera enmarcarse como una nueva etapa en el entorno del poblado. Muchas paredes de madera se transformaron en mampostería al igual que muchos techos de teja se cambiaron por la placa.

Se generalizó el modelo que ya se venía desarrollando, en el cual están implícitos dos factores muy importantes: Lo funcional y lo económico.

Casas de dos o tres habitaciones con un baño intercalado entre la primera y la segunda, sala principal y saleta- casi siempre divididas por una repisa – cocina, terraza y un medio portal, fue el prototipo que más se fabricó.

En esos años se construyeron los primeros edificios en Florencia, son hechos por el modelo convencional de dos o cuatro pisos donde se utilizaron las piezas de prefabricados.

En el año 1983 el desarrollo ambiental de Florencia se aceleró de modo significativo, fue el año que este municipio ganó – por primera vez –la sede por la festividades provinciales en conmemoración del XXX Aniversario al Asalto al Cuartel Moncada.

Aprovechando las facilidades que propició ese marco en lo referente al suministro de materiales de la construcción, el poblado mejora notablemente su entrono urbanístico. Desarrolla un sistema de aceras donde los vecinos de cada barrio realizaron los que a ellos les concernían con un entusiasmo pocas veces visto. Hasta ese entonces las aceras habían sido un atributo del cual solo se disfrutaban las calles del centro del poblado.

Se construye el paseo de dos cuadras a lo largo de la avenida Delfín Luis Paz, a continuación del parque Martí y se desarrolla el sistema de alumbrado público.

Poco tiempo antes se había realizado la señalización de las principales calles. Por esta fecha (1982) Fue inaugurado el cine Boquerón, construido con un esquema sencillo pero, bien diseñado, e impecable situado sobre una pequeña elevación del terreno, frente al parque Martí, lo cual le permitió la utilización de escalinatas, barandas, balcones y de otros elementos que le favorecieron para que se convirtiera en unas de las construcciones de mayor significado desde el punto de vista estético en Florencia.

También, con la colocación del graderío se termina la construcción del estadio de pelota.

Gran importancia ha tenido siempre en la armonía ambiental de esta localidad el centro escolar Fructuoso Rodríguez por estar situado en un lugar céntrico, justo frente a la terminal de ómnibus y a la estación ferroviaria. Construido en el año 1968 como un regalo de la Revolución al primer pueblo libre de la tiranía Batistiana en la antigua provincia de Camagüey, ha sido señalado como una de las más bellas obras de Florencia.

En el año 2015 se realizo el bulevar de Florencia y uno en Tamarindo.

 

La arquitectura en el campo: Aspectos más sobresalientes:

En las zonas rurales siempre han prevalecido las casas con paredes de madera, de tablas aserradas o de tablas de palma, y de guano de palmas reales.

Generalmente esas casas o bohíos –para muchos bohíos adquiere un significado despectivo, pues en el campo solo se le denomina a los ranchos o casitas de guardar maíz, viandas y útiles del campo –son construidas respondiendo al modelo tipo martillo, es decir formado por dos piezas: Una principal, en posición horizontal, con respecto a la otra que se ubica perpendicularmente a ella.

La pieza principal está compuesta por una sala central con puerta al frente y otra detrás que la comunica con el comedor y un cuarto a cada lado de esta, con ventanas al frente y una puerta (puerta de esquina) al costado. A lo largo de esta pieza se suele colocar un portal, generalmente con techo de teja u otro material.

La segunda pieza la forman dos partes, el comedor, con puertas a ambos lados y seguidamente, dividida por la pared, la cocina con puerta trasera y una ventana a cada lado. Es común que una de ellas se utilice para hacer un fregadero en forma de barbacoa.

Cada pieza posee cuatro corrientes de agua. El puntal promedio es de 7 pies, para establecer el tamaño exacto se toman dos terceras partes de lo que miden el ancho de la pieza en cuestión. La pieza principal tiene un ancho promedio de 5 varas y un largo de nueve.

La parte principal posee además 8 horcones, 4 llaves, 2 soleras, 3 tijeras, 3 piernas de tijeras, 2 sinchos, 32 varas, cumbrera, sobrecumbrera, las cujes para amarrar el guano y los párales requeridos donde se clavan las tablas.

La pieza secundaria solo está separada de la principal por una canal que recoge el agua, cuando llueve, de las corrientes donde está colocada.

Aquí solo se utilizan 6 horcones pero al igual que en la otra, 4 llaves, dos soleras, 3 tijeras con sus piernas y 2 sinchos. Alrededor de 24 varas y los pareles requeridos.

Muchas veces por carencia de cemento para la zapata, se suelen colocar durmientes de madera dura. Los pisos son mayormente de cemento, aunque aún encontramos algunos de tierra. Los pisos de tablas que fueron tan comunes en otros tiempos desaparecieron.

Existen otras tendencias como es el empleo del bajante o colgadizo en sustitución del “Cabo del Martillo”. Este colgadizo se sitúa horizontalmente a todo lo largo de la parte principal y además de contener a la cocina y al comedor, adiciona otra habitación.

En otros casos se sustituye el guano de los techos por otro material (Zinc, Teja, Fibrocemento, etc.) pero mantenido el esquema del martillo.

Existen otras variantes en las construcciones de las viviendas en zonas rurales, ya encontramos hasta casas de placa, respondiendo a las posibilidades económicas o al gusto de los fabricantes, pero aquí solo hemos referido las formas más tradicionales.

Gran significación tiene en este territorio las casas de tabaco, las catedrales de nuestros campos, albergues en otros tiempos de cientos de caminantes que, en búsqueda de trabajo, pasaban por esta tierra y recibían sus cobijas como una bendición gótica.

De altísimos puntales, con dos corrientes y hasta tres cuartos y con unas 15 barrederas, son casas donde se guardan y se curan las valiosísimas hojas que tanto identifican a nuestro municipio.

Monografía de la localidad de Florencia.

Movimiento Revolucionario 26 de Julio en la Zona florenciana.

Fue una organización política y militar cubana creada en 1955 por un grupo de revolucionarios dirigidos por Fidel Castro. Tenía una ideología nacionalista, antiimperialista y democrática fundada en las ideas de José Martí.

Fue la organización más importante entre las que participaron en la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista. A fines de 1956 estableció una base guerrillera en la Sierra Maestra que terminó venciendo a las tropas del ejército batistiano en 1958.

En julio de 1961 fue uno de los partidos que integraron las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), junto con el Partido Socialista Popular y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo que a su vez se disuelve el 26 de marzo de 1962 para formar el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC), y que finalmente devendría en el Partido Comunista de Cuba.

Su nombre proviene del asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953. El M-26-7 fue creado en Cuba el 12 de junio de 1955 en la clandestinidad, durante la dictadura de Fulgencio Batista.

Por entonces Fidel Castro, su promotor, acababa de ser amnistiado y liberado de la cárcel donde se encontraba cumpliendo una condena por haber encabezado el asalto al Cuartel Moncada en 1953. El núcleo inicial, formado por el grupo que organizó el asalto al Cuartel Moncada, se fusionó con el Movimiento Nacional Revolucionario que dirigía Rafael García Bárcenas y con la mayor parte de la Juventud Ortodoxa. Poco después se les uniría Acción Nacional Revolucionaria dirigido por Frank País. Debido a la amplitud ideológica y a su objetivo de derrocar la tiranía de Batista, el M-26-7 iría rápidamente sumando a jóvenes de las más diversas procedencias políticas.

Acción política y militar

Durante 1955 y 1956 el M-26-7 se dedica a organizarse en todo el país mediante direcciones provinciales y territoriales, mientras que, una parte de la Dirección Nacional, incluyendo a Fidel Castro, debió exiliarse en México, donde organizaron y entrenaron a un núcleo guerrillero con el fin de desembarcar en Cuba e iniciar una revolución armada.

En 1956 un grupo de 82 guerrilleros del Movimiento 26 de Julio, conducidos por Fidel Castro, se embarcaron en México en el Yate Granma para desembarcar en la Playa de las Coloradas, en el Oriente cubano. Luego de un mal comienzo y gran cantidad de bajas, un pequeño grupo de aproximadamente 20 personas, el Ejército Rebelde, logró instalar una base guerrillera en la Sierra Maestra. Luego de dos años de guerra vencieron a las tropas de Fulgencio Batista provocando su huida y la toma del poder el 1 de enero de 1959.

Durante el período de la guerra en el M-26-7 surgieron dos grupos claramente demarcados, y denominados con los términos de «la sierra» y «el llano», refiriéndose el primero al grupo guerrillero, directamente dirigido por Fidel Castro con gran influencia de Ernesto Che Guevara y Raúl Castro, y el segundo a los dirigentes que se encontraban en las ciudades realizando tareas de sabotaje y unificación de las fuerzas de izquierda antibatistiana (partidos políticos, sindicatos y el movimiento estudiantil).

Después de la toma del poderse disolvió para integrarse en julio de 1961 a las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), junto con el Partido Socialista Popular y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo. Las ORI a su vez, se disolvieron el 26 de marzo de 1962 para formar el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC) Este último, finalmente, el 3 de octubre de 1965 se transformó en el Partido Comunista de Cuba.

Dirección Nacional

La primera dirección nacional del M-26-7 estuvo integrada por: Fidel Castro, Melba Hernández, Haydée Santamaría, Antonio Ñico López, Pedro Miret Prieto, José A. “Pepe” Suárez, Pedro Celestino Aguilera, Faustino Pérez, Armando Hart, Luis Barreto Milián, Jesús Montané y Juan Manuel Márquez.

El ataque al Cuartel Moncada por la generación del Centenario y dirigida por Fidel también tuvo su repercusión en nuestro territorio, ya que este revitalizó la energía revolucionaria en la juventud de la zona quienes, aunque no participaron directamente de la acción, reanimó la ortodoxia llenándose se esperanzas.

La energía revolucionaria de nuestros jóvenes se multiplicó en toda la zona. La ortodoxia  alimentó nuevas esperanzas  y comienzan a darse  las condiciones objetivas para   la creación del Movimiento en toda la comarca  florenciana. Según estudios realizados  Florencia se convirtió en uno de los primeros pueblos

De la provincia de Camagüey y del país en crear, organizar y comenzar las acciones contra el régimen golpista, que pretendía mantenerse  en el poder a fuerza de violencia  muerte y represión. Al ocurrir el golpe de estado muchos políticos se negaron a continuar como funcionarios del régimen, uno de ellos, que ocupaba el cargo de concejal, llamado Arturo Ortiz, también representante de la Ortodoxia, se había negó rotundamente a firmar los estatutos establecidos por Batista  para que apoyaran el cuartelazo Correspondía entonces  ocupar la bacante a Juan Hernández Brito,  quien debía firmar el oprobioso documento y  Al conocer la noticia aquel  muchacho descendiente de canario,  golpeó con su puño la mesa donde se encontraba y dijo:

– ¡Prefiero morirme de hambre antes de apoyar a un dictador!

De esta forma el valiente joven renunciaba a un amplio salario, y a las excelentes condiciones de vida que le brindaba el hecho de se concejal,  pese a vivir en condiciones de extrema pobreza.

A partir de este momento Juan Hernández Brito es nombrado coordinador del naciente movimiento 26 de julio, en Florencia. Y comienza la búsqueda  de orientaciones  para  organizar   en Florencia, el foco inicial.

En la zona el auge revolucionario se manifiesta en los finales del año 1955 con la fundación del MR 26-7 en Florencia por orientaciones enviadas desde Morón por el Dr. Alonso Expósito, Alberto Pila y Vicente Isla, orientaciones que se hicieron llegar a Juan Hernández Brito, hombre honrado y Honesto que pertenecía a la ortodoxia., Juan Hernández Brito se reúne con varios jóvenes comunicándole que había logrado hacer contacto con  Álvaro Barba Machado,  presidente Nacional de la FEU, y que  los visitaría  para ofrecerles indicaciones sobre la situación actual del movimiento constituirlo en la zona,  así como  la forma en que debían trabajar.

Este dirigente estudiantil era perseguido por los esbirros de la tiranía  y había pasado a la clandestinidad, para poder cumplir sus funciones revolucionarias. En diciembre de este propio año, se reúnen  Álvaro  Barba, Juan Hernández, José Negrín San Gil, e Ismael Báez  en el hotel Saratoga y se constituye la primera Cédula del Movimiento

Las primeras orientaciones  por parte del dirigente eran muy precisas y estaban dirigidas a no incluir dentro de sus filas a personas que estuviesen en otros partidos y mucho menos que tuvieran relación con politiqueros, señaló además que los grupos no debían de estar integrados por más de cuatro u cinco personas con el objetivo de evitar una posible delación.

Esta labor organizativa se llevó a cabo con gran rapidez  formándose en otros centros urbanos como Tamarindo, Marroquín, Guadalupe, las Cuevas y en la zona del Jiquí.

En los primeros meses del año 1956, como una de las primeras tareas encaminada  a fortalecer el papel ideológico de los  estrenados soldados,  se  comienza  a entregar “La Historia me Absolverá”, decisivo documento  impreso con recursos artesanales, que constituyó la autodefensa en el juicio seguido a los Asaltantes del Moncada. En él se daba a conocer el programa  a seguir como estrategia de la Generación del Centenario.

En estos primeros momentos se trabajó por el fortalecimiento del los  numerosos focos revolucionarios que se iban creando. En este año y con el objetivo de liberar de los peligros que ya se cernían sobre  Juan Hernández, se elige un nuevo coordinador del movimiento, el reverendo Emilio Hernández Abálate, quien se desempeñaba en funciones religiosas al frente de la iglesia episcopal y podía cumplir mejor este peligroso encargo. Se continúan  las  acciones y se pone en jaque a los soldados de la tiranía, la  propaganda contra el régimen se incrementa a gran escala, así como  la recaudación de fondos para la compra de armas.

Una de las primeras acciones llevadas a cabo en Florencia fue la explosión de una bomba casera en la estación de ferrocarril, uno de los lugares más importantes  por entonces, teniendo en cuanta la gran afluencia de público y sobre todo, punto de entrada y salida hacia la capital del país. Le siguieron posteriormente Innumerables acciones, entre las que se encontraban,  quema de puentes,  ubicación de banderas del 26 de julio, bombas y otros explosivos en lugares públicos, letreros revolucionarios, recogida de armas y elección de nuevos miembros. A finales del año 1956, con el desembarco del yate Granma el 2 de diciembre, se Incrementaron los sabotajes, existía ya una situación de guerra, comienzan entonces una fuerte represión contra los presuntos miembros de las cedulas del 26  y su marcado avance  Uno de del primeros jóvenes en ser víctima de esta crueldad,  fue Bernabé Pérez Marbella (Melo Candelario), le siguieron Agustín Hernández Cardoso, Hipólito Delgado Delgado entre otros.

Esta etapa se caracterizó por el uso de todos los medios posibles para poner en jaque a la dictadura, quien cobró la vida de muchos jóvenes florencianos, así como la tortura y golpizas salvajes a la población civil.

Un hecho curioso, muy propio de nuestro pueblo fue la utilización para la propaganda revolucionaria de un animalito vagabundo que merodeaba por todos los mercados y viviendas en busca de alimentos. Su dueño, un muchacho con algunos trastornos mentales había muerto prematuramente  y todo el mundo Comenzó a querer y a proteger aquel animal que se había convertido en una especie de mascota colectiva que todos los florencianos querían y cuidaban: lo llamaban  “El chivo Pepe”  En numerosas ocasiones se le guindaban letreros  y otras propagandas  entre los jorobados tarros, a favor del movimiento 26 de julio. En una ocasión fue pintado de rojo y negro, los colores de la bandera de la generación del  centenario, pero  la guardia rural solo pudo  arrastrarlo hasta el cuartel, para quitarle aquella pintura sin ni siquiera darle un golpe, pues bien sabían del cariño que le dispensaban los pobladores de Florencia y las consecuencias que cualquier agresión contra el animal podía originar.

Una de las acciones más importantes enfrentadas por el movimiento en el territorio lo constituyó el paso de la Columna # 2 Antonio Maceo, dirigida por el Comandante Camilo Cienfuegos. Este frente guerrillero había salido de la Sierra Maestra, en la entonces provincia de Oriente y llevaba el nombre de Antonio Maceo porque precisamente el Titán de bronce había llevado a cabo esta proeza de extender la guerra hasta las provincias occidentales, durante la guerra de independencia librada por nuestros mambises.

Los días 5 y 6 de octubre de 1958, acampó en el montañoso Hoyo del indio, en la zona del Boquerón, desde donde cruzó el río de Jatibonico, para dejar atrás a la provincia de Camagüey.

Esta columna dejó nuevos bríos revolucionarios al movimiento 26 de julio, no solo en Florencia, sino en todos los lugares por donde había pasado.

La lucha contra Batista se recrudecía en todo el país, la ubicación geográfica de Florencia y la voluntad  de los jóvenes que fundaron aquel movimiento  le brindaban excelentes condiciones  para sus operaciones militares. Otra acción decisiva para la liberación de nuestro pueblo  fue la llegada el 30  de Noviembre de 1958 en horas de la  mañana a Hoyo del Indios de la Columna ·# 11 “Cándido González” al frente de la cual venían  los capitanes  Roberto León y José López El apoyo logístico brindado a esta columna por el Movimiento fue decisivo, llevándose  a cabo numeroso acciones posteriores, que pusieron de manifiesto la fortaleza que había adquirido el movimiento en el territorio.

El 2 de Diciembre de 1958 llega al campamento de Boquerón la planta de radio que sería bautizada con el nombre de “Indio Hatuey”, la que comenzó a trasmitir con el nombre de “Radio Trocha Libre”, el locutor y operador de la planta fue Julián  Wong Sánchez que se incorporó a la Columna a su paso por Guadalupe

Este acontecimiento fortaleció y propició la divulgación de  la lucha insurreccional en la zona.

Otra de las fuerzas que operó en la zona fue el Comando No. 1 Reinaldo de León Yera que se creó por el Directorio Revolucionario y que mantuvo estrechas relaciones con el Movimiento 26 de Julio, llegó al territorio el 12 de Diciembre de 1958 instalándose en la loma de La Americana; posteriormente se trasladó a la Zona de El Cafetal en Tamarindo donde se les unen otros combatientes. Este Comando estuvo dirigido por Abelardo Palmero Hernández   El 24 de Noviembre de 1958 partió este Comando desde La Americana en busca de la Columna 11 uniéndose a estas fuerzas y realizando a partir de allí operaciones conjuntas

Ante el empuje victorioso de las fuerzas rebeldes, entre el 7 y el 14 de Diciembre de 1958 entran por última vez las fuerzas del el ejército de la tiranía a Florencia, persiguiendo y deteniendo a miembros del Movimiento 26 de Julio

Luego de numerosos análisis, la comisión de historia del municipio definió el 14 de diciembre de 1958 como fecha de la liberación del pueblo, el primero en liberarse  de la dictadura batistiana en la antigua provincia de Camagüey. Obviamente, este importante acontecimiento responde a las características geográficas y al hecho de haber sido uno de los primeros territorios del país en fundar el movimiento 26 de julio.

Fundadores del movimiento revolucionario 26 de julio en Florencia.

NOMBRES PROCEDENCIA POLITICA
Juan Hernández Brito Partido Ortodoxo
Ismael Báez Castillo Partido Ortodoxo
José Alberto Herrero Gil (Apátrida) Partido Ortodoxo
José Negrín San Gil Partido Ortodoxo
Carlos Ruíz Cabrera Partido Ortodoxo
Nilo Armando Saavedra Gil (Apátrida) Partido Ortodoxo
Gilberto Zamora Pérez Partido Ortodoxo

Dirección del movimiento revolucionario en Florencia.

Juan Hernández Brito Coordinador
José Negrín San Gil Propaganda
Gilberto Zamora Pérez Acción y Sabotaje
Ismael Báez Castillo Abastecimiento

 

También en esa propia fecha quedó constituido el Movimiento en el poblado de Tamarindo, a partir de los contactos que se establecieron por Eduardo Jardí con el Dr. Expósito, en un local llamado Unión Club que era una sociedad de recreo en ese poblado

Fundadores del movimiento 26 de julio en Tamarindo.

Francisco Bello González Partido Ortodoxo
Idalberto Guevara Sifontes Partido Ortodoxo
Eduardo Jardí Mayo Partido Ortodoxo
Florencio Rodríguez García Partido Ortodoxo
Oreste Pérez Martín Partido Ortodoxo

 

En esta misma etapa se extendió la fundación del Movimiento a la zona de Marroquín, Guadalupe, Las Cuevas y otros lugares aledaños a Florencia.

Fundadores del movimiento 26 de julio en Marroquín, Guadalupe y Las Cuevas.

MARROQUIN
Froilán Luna Partido Ortodoxo
Edelso Espinosa Moya Partido Ortodoxo
Pablo Díaz Heredía Partido Ortodoxo
GUADALUPE
Hipólito Delgado Delgado Partido Auténtico
Ramón Duque García Partido Ortodoxo
Rubén Rodríguez Pérez Partido Ortodoxo
Esmerindo Luna Luna Partido Ortodoxo
LAS CUEVAS
Wilfredo Batista Vergara Partido Ortodoxo
Reinaldo Salazar Santos Partido Ortodoxo

 

En enero de 1956 se recibió la visita de Álvaro Barba Machado quien brindo algunos elementos de cómo organizar las cédulas, el entusiasmo fue grande y con muchos deseos de luchar. La presencia de Álvaro fortaleció la organización pues éste traía orientaciones desde La Habana.

Se formaron las cédulas del campo: la de Rafael Franco en El Jiquí, la de Elicerio Castillo (Chelo) en La Curva, la de Máximo Quesada en El Merino, la de Melanio Valdés en Sitio Picado, la de Tiófilo Rivero en La Trampa, la de Luciano Carballo en Palma, la de Alfonso Quesada en la Loma, la de Caridad Riverón en Hoyo de los Indios.

Luego de organizado el Movimiento se recibieron en la zona varios ejemplares de “La Historia me Absolverá”, a finales de Diciembre de 1955, las que fueron vendidas a $ 1,00 el ejemplar con el objetivo de divulgar el programa del Moncada como estrategia de la Generación del Centenario por ser este un documento de trascendental valor para los revolucionarios

Estos fueron enviados por el Dr. Alonso Expósito del Movimiento 26 de Julio de Morón a través de Osvaldo Lugones (Tatico) empleado de ferrocarril y las recibió en Florencia Israel Companioni Cepero, con posterioridad Felipe Acosta las hizo llegar a Tamarindo a través de Idalberto Guevara, en la misma cantidad y el mismo precio. Los ejemplares recibidos una vez leídos iban pasando de mano en mano para garantizar su adecuada divulgación.

Los deseos de lucha se ponen de manifiesto desde que se organiza el Movimiento y en los primeros meses del año 1955 fue colocada una bomba en la estación de ferrocarril, que aunque no causó daños mayores sí tuvo gran repercusión en el pueblo. Así como la colocación de otra bomba en la línea del ferrocarril frente a la casa de Santiago Castillo que obstruyó momentáneamente la vía. El 8 de Agosto de 1956 se produce en el Km 116 la quema de un puente próximo a Florencia, que interrumpió varios días el tránsito del ferrocarril.

Estos primeros sabotajes se hicieron sin armas, nada más se contaba con la pistola y el revólver de un colaborador del Movimiento. Otra tarea importante desplegada fue la distribución de propaganda y ventas de bonos para recaudar fondos para recaudar fondos en ayuda al movimiento revolucionario, la confección y distribución de propagandas revolucionarias y la recolección de armas, fueron algunos de los métodos utilizados por los luchadores clandestinos.

En Octubre de 1956 llego al poblado de Florencia el Reverendo Emilio Hernández Albalate; en cumplimiento de una misión religiosa, pero él había realizado varias actividades revolucionarias en La Habana y se consideró oportuno que ocupara la responsabilidad del MR 26- 7 imprimiendo nuevos bríos al Movimiento.

El movimiento 26 de julio surge Posterior al Directorio Revolucionario 13 de marzo hallándose dirigidos por un grupo de jóvenes revolucionarios de la localidad , el objetivo de este movimiento era la exterminación del gobierno de turno, corrupto y explotador que existía, teniendo como requisito que no se podía tener vínculos políticos con el gobierno y otra cuestiones comprometedoras y los grupos que actuaban en el territorio eran dirigidos por organismos superiores que realizaban su contribución en la zona a través de la propaganda al jefe del movimiento. Estos, posteriormente se integraban a la cedula de acción, y un medio de contribución al suministro lo constituía los cajones de los arrieros ambulantes, los cuales en mulos y animales de carga que eran utilizados en esos menesteres, procedían a su reparto clandestino.

Un compañero nombrado Idalberto Guevara que se desempeñaba como dependiente de bodega de aquella época, tuvo mucho que ver en esa distribución por los llamados caseros (arrieros ambulantes), en cuanto a La Historia me Absolverá, etc. Otra de las actividades que realizaba este grupo era la recolección de medicinas, armas, ropas etc. para ser remitido a los combatientes rebeldes, y la ya mencionada emboscada del 31 de diciembre de 1958 en la zona de Las Margaritas donde la misma tuvo una duración aproximada de 4 horas, ocasionándoles bajas al enemigo batistiano, la confección así también de grapas para regaras en las carreteras, con el fin de interrumpir el transito en las mismas, destacando que con la relación a la recolección de armas de este territorio podemos plantear que se realizaban conociendo las personas que se manifestaban en contra de la tiranía y a favor de la Revolución y discutiendo con ellos se entregaban las mismas, haciéndose llegar a los rebeldes a través de mensajeros o en contactos con los compañeros que cruzaban por estas zonas.

La participación de la mujer en su colaboración con el mismo entusiasmo quedaba evidenciado, que al igual que las compañeras del 13 de marzo en la realización de diferentes de marzo entre ellas podemos citar nombres tales como Oristela, Odilia, Odalis y Oralbys González Luis, todas integradas al proceso revolucionario, al igual que Tamarindo, la cabecera del actual territorio, Florencia fue escenario de diversas actividades de la lucha armada, contra el sanguinario régimen de Batista. Muchos fueron los patriotas que lucharon en aras de nuestra revolución, hoy triunfante y consolidada, y en algunos de ellos perdieron sus vidas a manos de los sicarios del pasado régimen de explotación y crímenes, ejemplo de ello el recuerdo del mártir Hipólito Delgado Delgado, Raúl Galán, Agustín Hernández.

Bibliografía:

Martínez Martínez. Rolando. (Florencia 1965) Filólogo, escritor e i investigador del Ministerio de Cultura. Autor de la Monografia del Municipio Florencia,1997.
50 aniversario del movimiento revolucionario 26 de julio, por Carlos Ramírez Olivares, Librínsula, 2005.
Frank País García: el alma del Movimiento 26 de Julio, por Margarita Piedra César, Televisión Santiago, 7 de diciembre de 2006.
Presidió Fidel Castro acto por aniversario 50 del Movimiento 26 de Julio, CMKC Radio Revolución, 13 de junio de 2004.
26 de julio de 1953: fecunda etapa en la lucha por la libertad de Cuba, Radio Cadena Agramonte, Cuba.
Colectivo de autores obra cientifica del municipio Florencia.
Pardillo Padrón Barbaro ,Florencia de Cuba Raíces canaria de su fundación.

Alejandro Aragón González

Nacido en La Lima, Florencia, Ciego de Ávila, Cuba. En 1986 parte a cumplir misión internacionalista en la República de Zimbawe. El 17 de junio de ese mismo año fallece en el cumplimiento del deber, a la edad de 34 años.

Nació el 24 de abril de 1952 en La Lima, municipio de Florencia, Ciego de Ávila. De procedencia campesina siendo su madre Carmen Aragón González. Sus estudios primarios los realizó en la escuelita de La Vega, Florencia, donde perteneció a la organización de pioneros, participando activamente en todas las tareas que desarrollaba su colectivo juvenil. Realizó los estudios secundarios en la Secundaria Básica Miguel Calvo Antolín de la localidad de Falla, posteriormente continuo estudio de veterinaria en un tecnológico de La Habana, tras la cual paso a la ciudad de Camagüey donde siguió estudiando. Su vida laboral la inicio en el año 1968 como profesor de la escuela Secundaria Básica Miguel Calvo Antolín, en la cual desempeño varias responsabilidades entre ellas la de subdirector y de secretario técnico docente. Era un amante del deporte practicando el béisbol y el balómpie desde muy joven ingresó en los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), participando activamente en todas las tareas propias de esta organización, igualmente impartió cursos de orientación políticas a instancias del Partido Comunista de Cuba (PCC), cursó escuelas de vigilancias revolucionarias. Por toda la trayectoria y actitud mantenida fue elegido trabajador de avanzada y fue procesado para ingresar al PCC al cual ingresó en el año 1982. Su afán de constante superación le permitió concluir estudios superiores y alcanzó el titulo de LIC. En Literatura y Español.

Encontrándose en el cumplimiento de la misma falleció el 17 de junio de 1986.
Al morir tenía dos hijos a los que educó en los principios revolucionarios y legó su ejemplo de comunista e internacionalista.

Fue llamado por el CECE y se le pidió su disposición para el cumplimiento de la misión internacionalista en la hermana República de Zimbawe, la cual aceptó de forma inmediata partiendo para la misma en el mes de febrero de 1986.

Bibliografía:

Autores varios. Caídos en Misiones internacionalistas, Ciego de Ávila. Editado por la Sección de Historia del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, Ciego de Ávila; 1989.

 

Noel Waldo Regalado Rodríguez

Mártir internacionalista cubano natural de la localidad de Florencia, Ciego de Ávila, Cuba. Ejemplo de internacionalismo, joven comunista que cumpliendo con un deber murió en la República Popular de Angola en el año 1983 a los 28 años de edad. Hoy su nombre simboliza a un centro estudiantil.

Síntesis biográfica

Infancia

Nació el 29 de octubre de 1955, procedente de una familia campesina, siendo sus padres José Regalado y Sabina María Rodríguez. Realizó sus estudios primarios en la escuela Fructuoso Rodríguez Pérez del mismo municipio. En esta fue miembro de la organización de pionero, participando activamente en todas las tareas de su colectivo pioneril.

Los estudios secundarios los realizó en la escuela Federico Capdevila en la que alcanzó el octavo grado. Luego continuó en la escuela Mártires de Pino Tres, estudios agropecuarios, acogido a la resolución 63/72.

Juventud

Durante los años en el servicio militar mantuvo una actitud destacada ante el cumplimiento de todas las tareas y órdenes recibidas. Al desmovilizarse pasó a laborar en una arenera en el municipio de Chambas. Por su destacada actitud en el cumplimiento de las tareas fue seleccionado joven ejemplar y más tarde, el 20 de julio de 1979 ingresó en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas. Posteriormente se trasladó a trabajar al hospital de Florencia donde se desempeñó como chofer de ambulancia. Cuando se encontraba en ese lugar se le pidió por el Comité Militar su disposición de cumplir misión internacionalista, dando de inmediato su aprobación, actitud digna de un joven ejemplar formado por la Revolución. Partió para el cumplimiento de esta tarea en la hermana República Popular de Angola el 18 de agosto de 1982.

Muerte

Mientras se encontraba enfrascado en su misión en Angola con todo su entusiasmo y voluntad revolucionaria muere debido a un infarto el 1 de julio de 1983. Al morir tenía una pequeña hija a la que siempre quiso mucho.

Condecoraciones

Por su actitud mantenida en el cumplimiento de su misión internacionalista el Consejo de Estado de la República de Cuba le otorgó la medalla: “Combatiente Internacionalista de Segunda Clase”.

Sus restos permanecieron en Luanda, capital de Angola desde su muerte hasta el año 1989, en que como parte de la Operación Tributo, fueron trasladados a la Patria y a la localidad que le vio nacer. Su pueblo le rindió postrer tributo en una gigantesca demostración de duelo, respeto y admiración al mártir internacionalista.

Bibliografía:

Autores varios. Caídos en Misiones internacionalistas, Ciego de Ávila. Editado por la Sección de Historia del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, Ciego de Ávila; 1989.

 

Nelson Amador Díaz Jiménez

Nelson Amador Díaz Jiménez. Combatiente internacionalista del municipio Florencia, provincia Ciego de Ávila, Cuba. Cumple misión internacionalista en la República Popular de Angola, en la que muere en el año 1980 a la edad de 24 años.

Biografía

Infancia y juventud

Nació el 11 de junio de 1956 en el municipio Florencia, de la provincia Ciego de Ávila. Procedente de una familia campesina, hijo de Felipe Días y Ana Rosa Jiménez. Sus estudios primarios los comenzó en la escuela primaria Carlos J. Finlay y los concluyó en la escuela Tomás David. Durante ese período perteneció a la UPC, en la que participó en todas las actividades desarrolladas por su colectivo pioneril. Cursó la secundaria Básica en la escuela Ignacio Agramonte de la Ciudad de Camagüey. Después ingresó en el Instituto Tecnológico Manuel Cañate Ramos, también en la Ciudad de Camagüey, en la que se graduó en la especialidad de Tornero. Comenzó su vida laboral en la Fábrica de Conserva de Majagua.

Actividad Revolucionaria

Por la actitud mantenida en dicho centro de trabajo en el cumplimiento de todos sus deberes fue elegido joven ejemplar por sus compañeros, y procesado para la Unión de Jóvenes Comunistas UJC, cuyas filas ingresó. Encontrándose en ese centro fue llamado para prepararse para la defensa de la Patria en el Servicio Militar donde se solicitó su disposición para cumplir misión internacionalista, la que de inmediato aceptó, partiendo para la misma el 1 de marzo de 1979 hacia la hermana República Popular de Angola.

Muerte

Este combatiente de la Revolución Cubana, fallece el 22 de octubre de 1980 a la edad de 24 años.

Condecoraciones Recibidas

Le fue conferida por el Consejo de Estado la Medalla de Combatiente Internacionalista de Segunda Clase.

BIBLIOGRAFIA:

Autores varios. Caídos en Misiones internacionalistas, Ciego de Ávila. Editado por la Sección de Historia del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba, Ciego de Ávila; 1989.